El pasado 7 de abril, víspera del Viernes de Dolores, tuvo lugar la celebración del Via Crucis Colegial. Este se vivió en un riguroso silencio, respetado por igual tanto por mayores como por pequeños, y solo se escuchaba el susurrar de la oración del pueblo. Este acto, en el que nuestros alumnos finalistas tienen un papel fundamental, pues son ellos los que portan la imagen, nos invitaba a la meditación y la reflexión, recordando los momentos vividos por Jesús desde que fue prendido hasta su crucifixión y sepultura.

Quizás también te pueda interesar...

Renovación de las promesas del Bautismo
El Via Crucis colegial reúne a la familia lasalina en una tarde de recogimiento
Los alumnos de 3º de Primaria celebran la Primera Confesión