¡Acordémonos de que estamos en la Santa presencia de Dios! ¡Adorémosle!

En este mes de abril celebramos dos fechas muy importantes para los lasalianos. El nacimiento de nuestro fundador el 30 de abril y el paso a la Vida eterna el 7 de abril .

En esta pequeña reflexión , me gustaría que nos centráramos en los comienzos….

Juan Bautista, nace un 30 de abril de 1651 en Reims. En el seno de una familia privilegiada, no solo por lo material (su padre era consejero del rey y su madre poseía tierras y viñedos), sino también por la educación y atención que recibían él y sus hermanos en el seno de la familia.

En ese tiempo, en Francia, la sociedad y las familias estaban llenas de contrastes: había numerosas guerras y conflictos y por tanto mucha pobreza que contrastaban con la opulencia en la que vivían los clérigos, nobles y clases altas de las ciudades. El derroche y exageración en la corte del rey Sol y la hambruna que sufrían las clases más populares. Las universidades y las escuelas de Bons enfants y los niños sin escuela que pasaban el día en la calle sin la más mínima preocupación por parte de sus familias. Y como he dicho antes, en ese contexto nace nuestro fundador….

Juan Bautista, siente la vocación sacerdotal y a muy temprana edad (15 años) es nombrado canónigo de la Catedral. Tras la muerte de sus padres, se queda como tutor legal de sus hermanos a los 20 años de edad. Vive con comodidad y relativamente sin preocupaciones hasta los 25 años de edad, en que se produce un giro radical en su vida. Descubre entonces, que mientras él y su familia viven con toda clase de comodidades, hay niños, hijos de artesanos y pobres, que no reciben ningún tipo de educación y viven “tirados en las calles”. Juan Bautista observa, medita, ora…..y da una respuesta firme y valiente: para atender a estos niños, a los más vulnerables de la sociedad, forma una Comunidad de Maestros y así , paso a paso y “De compromiso en compromiso”, va aceptando la voluntad de Dios y empieza a ver claro que para dar una respuesta a la sociedad de acuerdo con lo que Dios le pide, debe dejar la parroquia y centrarse en la escuela y en las Comunidades de maestros (a los que luego llamará Hermanos). De la Salle , medita, reza mucho, dice “ SI” y ahí comienza todo….

¿Sientes tuyas estas características de San Juan Bautista de la Salle: apertura, sensibilidad, solidaridad, compromiso y aceptación de la voluntad de Dios?

San Juan Bautista, se deja interpelar por la realidad. Escucha la voz de Dios y por ello cambia los planes que tenía para su vida….¿Ere tú capaz de algo así?¿Qué cosas o aspectos de la realidad que vives te invitan a orar y cambiar tus esquemas?

Somos La Salle

Rocío Ruiz

Quizás también te pueda interesar...

Identidad Lasaliana: 46 Capítulo General de los Hermanos de La Salle
El alumnado de 4º de Primaria recibe la Primera Comunión en un día cargado de alegría
La Catedral acoge la Confirmación de los alumnos de 1º de Bachillerato